Sale Tere, entra Pablo

Teresa dijo que faltó un Master Plan para regular el crecimiento.

María Teresa Riu Cazaux de Vélez deja la intendencia en manos de Pablo Cornet, a quien acompañará como presidenta del Concejo Deliberante. Un repaso desde que le tocó asumir tras el deceso del Gato Romero.

Noviembre 2023. Por Victor Valente.

“Este ha sido uno más de los muchos trabajos que tuve en mi vida, y sin duda, el más apasionante, donde puse toda mi energía, vitalidad, pilas, adrenalina y hasta en algún punto fue adictivo en el afán de que las cosas se hagan bien y rápido, en un país con los desafíos que nos plantea el nuestro. Siento que termino bien, muy conforme y agradecida con el equipo que se puso la camiseta”.

Así se despacha la Intendenta de Villa Allende en la última nota con La Unión como mandataria. Y de movida le preguntamos qué significó estar trabajando en el Estado. “No te olvides que hace ocho años que estoy en el Estado, ahora desde el Ejecutivo ví una parte diferente y gratificante que es ayudar a que las cosas sucedan”, señala.

-¿Cuál es tu definición propia de Estado?

-Ser Ejecutivo y bien intencionado con los bienes de la ciudad para favorecer a su ciudadanía. Todos nos convencemos que estamos para hacer lo mejor, cada quien de la forma que puede. Yo me despojé absolutamente de mi concepción ideológica, sin animadversión, con personas o partidos, demostrando mi admiración por determinados gobernantes que reconozco que hicieron mucho y bien, como por ejemplo Juan Schiaretti en la provincia, Martín Llaryora en la ciudad, y si bien cometió errores, creo que Mauricio Macri es uno de los grandes estadistas.

-¿Qué locuras (si cabe el término) hiciste?

-Una de las locuras que hice fue sacar gomas prendidas fuego de la calle, fue instintivo, nos estábamos asfixiando. Es que doy la cara siempre, muchas veces pongo la otra mejilla. Eso me ha costado muchas cosas, el no esconderme.

-¿Te estresó la gestión?

-Siempre me sentí con ganas de hacer mi trabajo, reconozco el estrés pero no lo sentí como tal aunque después pase factura, siempre llegué a las 8 de la mañana y me fui alrededor de las 16, al igual que mis funcionarios.

-¿Qué fue lo que más te gustó?

-Gestionar, reunirme con ministros de Nación y Provincia, sobre todo a sabiendas de que somos de signos políticos distintos. En orden de prioridades gestionar fue lo primero y es lo que hice desde el día que entré, intentando ser un municipio moderno de arranque. No digo que lo logramos, pero el proceso de modernización está en más del 60%.

-¿Te quedó pendiente algo?

-Terminar de hacer un máster plan para la ciudad, planificando en vistas a 2050. Será inevitable el crecimiento, pero no puede ser sin una planificación regulada con leyes. Calculo y espero que en el Concejo podamos hacerlo. Hay una enorme presión urbanística que si no se planifica bien puede crecer caóticamente.

-¿Qué le dejas a Pablo?

-Tiene un desafío enorme porque Villa Allende ya es grande, está dentro de las diez ciudades más pobladas de Córdoba, una ciudadanía demandante, con problemas que deben solucionarse. Creo que es joven, honesto, trabajador, inteligente y que ya tiene la experiencia para desempeñarse perfectamente en el municipio. Lo voy acompañar siempre.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *